Jungle Speed fue inventado hace alrededor de 3000 años en la Spidopotamia subtropical por los hombres de la tribu Abulú. Esta étnia se disputaba de esta manera tan divertida las pieles de sus presas, jugando con hojas de eucalipto. Este ritual se transmitió en secreto durante siglos, hasta que Tom y Yako, últimos descendientes Abulús, decidieron revelarlo al mundo.

El objetivo del juego es conseguir deshacerte lo más rápido posible de todas tus cartas. El primer jugador que lo consiga será nombrado jefe Abulú. Se reparten las 80 cartas lo más equitativamente posible, boca abajo, entre todos los jugadores y se coloca el Tótem en el centro de los jugadores, al que los jugadores tendrán que hacer una reverencia en señal de respeto.

¿Intrigado? Pues verás cuando descubras la dinámica de juego. Un consejo: aléjate de las ventanas…